Las 10 reglas de la Sexualidad Anal.

El Erotismo Anal está rodeado de un poderoso tabú. Aún millones de hombres y mujeres heterosexuales, homosexuales y bisexuales – están experimentando con la sexualidad anal. El ano, ricamente dotado con terminaciones nerviosas e interconectado con los principales músculos pélvicos, es el vecino más erógeno de los genitales y se contrae rítmicamente durante el orgasmo. Hace 35 años, Kinsey afirmaba que la región anal tenía significado erótico para aproximadamente la mitad de la población. En una encuesta realizada a 100.000 lectores de la revista Playboy, 47% de los hombres y 61% de las mujeres admitieron haber intentado el coito anal.

Aún el tabú anal inhibe a la mayoría de las personas a pensar, hablar y aprender acerca del uso sexual del ano. A continuación se enumeran las 10 cosas que la mayoría de hombres y mujeres aún no saben acerca de la sexualidad anal.

1.-El Coito Anal es la forma menos practicada de la sexualidad anal.

Hay muchas formas de disfrutar eróticamente el ano. Las técnicas más comunes incluyen tocar el orificio anal mientras se masturban o manipulan los genitales de su pareja; o estimular el ano de su pareja durante el coito o el método orogenital.

Algunas personas disfrutan la sensación de un dedo – propio de su pareja- insinuado en el orificio anal y rotado suavemente. Otros prefieren la inserción de un dildo o vibrador en el orificio o canal hasta el recto. Muchos hombres, incluso heterosexuales, prefieren esta forma de penetración.

El método oroanal se conoce popularmente como Rimming (traducido literalmente como bordeado, orillamiento). La idea como tal le disgusta a algunas personas. Otras disfrutan practicándolo o permitiéndose a sí mismo de esta manera especial.

 

2.-La estimulación Anal, incluyendo el coito, no es dolorosa si se hace apropiadamente.

La creencia que la estimulación anal, especialmente el coito, tiene que doler es un mito persistente y dañino. Lo mismo que en cualquier parte del cuerpo el dolor, indica que algo está mal. Así mismo es en el área anal. Con su alta concentración de terminales nerviosos, el ano puede producir dolor externo cuando es maltratado. Aún así, puede seguir siendo una fuente de gran placer.

Cuando un dedo, objeto o pene se introduce en el ano, los músculos anales se contraen, como si estuviesen combatiendo una invasión. Habrá dolor si las parejas no esperan que estos músculos se relajen. Bajo suficiente estrés, estos colapsarán y el dolor cederá, a menos que se haga daño posteriormente. Pero cualquier “placer” provisto por este tipo de actividad sexual deriva de la ausencia de disconfort.

El placer anal máximo requiere la eliminación de todo dolor o traumatismo físico de la experiencia anal. La autoprotección por parte de la pareja pasiva involucra estar lista para decir “no” hasta que este listo para proceder. El “estar lista” es una combinación de relajación física, usualmente ayudada por mucha caricia y toque anal lento y suave, y el deseo. Ocasionalmente, los músculos de la región anal están relajados, pero la pareja pasiva todavía no está en disposición de ser penetrada. La estimulación debe remontar sólo en proporción al grado de receptividad.

 

3.- El Coito Anal puede ser disfrutado aún si ha sido constantemente incómodo en el pasado.

Solo el suficiente deseo no necesariamente garantiza el coito anal placentero. Tampoco lo es siempre una experiencia incómoda previa la razón para una falta de interés o deseo por este tipo de practica sexual.

La tensión crónica del ano es la causa más común de disconfort anal durante su estimulación. Las hemorroides y la constipación usualmente son un signo de esta condición. La tensión puede ser aliviada tocando el ano y familiarizando con él. Un momento ideal para explorar el orificio anal es mientras se toma un baño o una ducha. La respiración profunda también afecta los músculos anales. Contraer y relajar el ano es otro forma de estimulación anal, a pesar que deba parar si siente algún tipo de disconfort.

Para muchas personas, el momento crucial en la estimulación anal es cuando se permite a la pareja masajear el ano entendiendo que no se intentará la penetración. Entonces, quien recibe las caricias puede concentrarse solo en el placer que es capaz de generar esta zona erógena.

 

4.-Dos anillos musculares llamados Esfínteres rodean el orificio anal y cada uno funciona independientemente.

 Si se inserta aproximadamente media pulgada de un dedo en el ano y se presiona la yema hacia algún lado, se siente claramente los 2 esfínteres. Hay menos de un cuarto de pulgada entre ellos. El esfínter externo es controlado por el sistema nervioso central –como los músculos de la mano, por ejemplo. Se puede tensar y relajar este esfínter cuando se desee.

El esfínter interno es muy diferente. Este músculo es controlado por el sistema nervioso autónomo, el cual gobierna funciones como los latidos del corazón y la respuesta al estrés.

El esfínter interno refleja y responde al el temor y ansiedad durante las prácticas anales. Estos causarán que el ano se tense automáticamente aún si la pareja pasiva está tratando de relajarse. Por ello, tomar precauciones acerca de la seguridad y el confort son esenciales en este caso.

Aún si la persona cómoda durante el coito anal, puede que necesite aprender el control voluntario sobre su esfínter interno con el fin de relajarlo a voluntad. Hacerlo requiere insertar regularmente el dedo, quizás en la ducha o durante el baño cada día, y sentir el esfínter interno. El músculo cambia espontáneamente y en respuesta a la conducta. En este caso, simplemente el poner atención es más importante que tratar de relajarse. Cualquiera puede aprender gradualmente a controlar el esfínter interno voluntariamente.

 

5.-La Estimulación Anal provee muchas formas de placer.

La más alta concentración de terminaciones nerviosas está alrededor del orificio anal mismo. Un dedo puede centrarse especialmente en ellos de forma efectiva. Cuando un objeto o pene es insertado más allá del orificio anal dentro del recto, se involucran otros placeres. La porción externa del recto, al igual de la vagina, tiene varias terminaciones nerviosas. La porción interna responde mayormente a la presión.

Algunas personas disfrutan sentir la presión y plenitud una vez que entienden que estas sensaciones no presagian un movimiento intestinal inminente. La presión anal es especialmente importante para entusiastas del “empuñamiento” (“fisting”), una forma de práctica anal en la cual varios dedos o la mano completa y en antebrazo son insertados en el recto y algunas veces en el colon sigmoide (Braquioproctosigmoidismo).

En los hombres, la próstata –la cual se relaciona con la pared anterior del recto, una pulgadas hacia adentro- puede ser una fuente de placer cuando se masajea con un dedo, un objeto o un pene. También, el extremp inferior del pene o “bulbo” está cerca del orifico anal y es estimulado indirectamente por la mayoría de tipos de prácticas anales.

El placer anal puede ser tanto psicológico como físico. El tabú anal se agrega a la emoción de lo prohibido. El mensaje antianal más común (¡Es sucio!) Algunas veces se vuelve una situación erótica y asquerosa. Los entusiastas del método oroanal pueden disfrutar la sensación de estar siendo disgustantemente –y deliciosamente perversos. Otras personas consideran el ano como un lugar secreto y especial. Compartirlo con la pareja es un acto de apertura y entrega.

 

6.-La Estimulación Anal puede guiar al orgasmo.

Una minoría de hombres y mujeres pueden responder orgásmicamente al coito anal sin estimulación genital directa. Probablemente las mujeres lo hacen a través de las contracciones de los músculos pélvicos- y una pequeña minoría por la pura sensación de ser penetrada analmente. Cuando los hombres experimentan un orgasmo de punto de partida anal, tienden a centrarse en la próstata. No hay duda que también están respondiendo a la estimulación directa del bulbo del pene.

Es más probable que los orgasmos producto de la estimulación anal se presenten cuando los participantes son absorbidos completamente por sus sensaciones y fantasías. Una manera cierta de anticipar tal orgasmo es determinarse a tener uno. Buscar un orgasmo anal creará nuevas presiones e interrumpirá el placer.

Debe recordarse que la mayoría de las personas requieren estimulación genital directa para alcanzar el orgasmo. Además pocas personas tienen orgasmos sólo con la estimulación anal.

 

7.-La dieta contribuye con el disfrute de la Sexualidad Anal.

Las evaluaciones regulares son la principal función del ano y el recto. Debe haber suficiente fibra en la dieta de una persona para que sus heces sean suaves, voluminosa y bien formada. Esto permite que una evacuación se produzca sin fuerza ni esfuerzo. Las evacuaciones forzadas irritan los tejidos anales, causando disconfort y agregan tensión muscular. Frutas frescas, vegetales, granos enteros, o bran no procesado son fuentes importantes de fibra.

 

8.-Diferentes reglas de higiene se aplican a la vagina y el recto.

 Como el coito puede ser vaginal o anal, muchas personas asumen las mismas reglas y las aplican tanto para la penetración vaginal como anal. A pesar de que ambos canales están cubiertos por mucosas (tejidos suaves), son radicalmente diferentes.

El recto no es recto en su trayecto. Después del canal anal que conecta el orificio anal con el recto, el recto se inclina hacia la parte anterior del cuerpo. Una pulgada más adentro, se curva hacia atrás –muchas veces más de 90 grados. Luego después de unas pocas pulgadas, sé culva hacia la parte anterior del cuerpo una vez más. Una persona puede aprender acerca de la forma de su recto insertando suavemente un objeto suave, tratando diferentes ángulos y posiciones corporales y concentrándose como se siente. Asegúrese que el objeto tenga una base ancha de manera tal que si pierde el asidero, este no se deslice hacia dentro del recto y se haga irrecuperable.

El recto no produce lubricación como la vagina sino sólo una pequeña cantidad de moco. Por eso, la penetración anal requiere de un lubricante. Deben evitarse los aditivos químicos. Los lubricantes de base acuosa (en forma de gel) son compatibles con el látex.

La principal función del recto es actuar como pasaje para las heces. Pero las heces no están almacenadas normalmente en el recto excepto justo antes de una evacuación. Aún pequeñas cantidades de heces pueden permanecer en el recto, especialmente si las heces no están bien formadas. Un lavado anal antes del coito ayudará a algunas personas especialmente preocupadas por la limpieza de esa zona a relajarse. Para otras personas, la idea de suciedad exalta al disfrute de lo prohibido; para ellas, el lavado es antierótico.

 

9.-El Coito Anal no es necesariamente un acto de dominio y sumisión.

Las imágenes del dominio asociadas con el coito anal están bien difundidas. No hay duda que la creencia de que el coito anal debe doler contribuye a esta noción. Y de hecho, algunas personas son interesantemente excitadas por las fantasías de dominio acerca del coito anal. El pensamiento de estar sometido a alguien a tal acto degradante les es una emoción increíble. Sin embargo, el dolor anal real y no fantaseado puede guiar a problemas.

Para otros, el disfrutar el coito anal es inhibido por esas imágenes de dominio. La idea de control de rendición, y quizás someter a humillación, causa inmediatamente una contracción protectora de los músculos anales. Es más probable que estos individuos se relajen y se disfruten así mismo si pueden aprender a considerar el coito anal como placentero más bien que como una expresión de poder.

 

10.- El Coito Anal puede ser perfectamente seguro, aún beneficioso.

El tabú contra el eroticismo anal es perpetuado por la presencia casi universal entre los médicos de que el coito anal es inevitablemente dañino. Ningún daño físico resulta de la estimulación anal si ambos miembros de la pareja se rehusan a tolerar dolor, a nunca usar la fuerza y evitar el uso de drogas.

Todos los otros riesgos se centran en las infecciones de transmisión sexual (ITS). Cada una de las ITS comunes – gonorrea, sífilis, herpes – pueden afectar el ano. Los parásitos intestinales y las bacterias usualmente son transmitidos cuando la materia fecal entra en contacto con la boca o vagina de alguien, más probable a través del método oroanal.

El SIDA ha complicado el asunto. El VIH puede pasar del semen o sangre de  una persona infectada al torrente sanguíneo de su pareja a través de pequeñas fisuras en el tejido rectal durante el coito.

Para evitar este riesgo el coito anal y el método oroanal no deben practicarse de modo casual. Aquellos que disfrutan del coito anal siempre deben usar un preservativo. El método oroanal siempre debe ser llevado a cabo con una barrera de látex. Por supuesto, en una relación monógama entre 2 personas sanas, el riesgo de enfermedad transmitida analmente es reducido.

Miles de hombres y mujeres con problemas médicos anales han recuperado su salud anal desafiando sus actitudes negativas. Esta aproximación es indispensable para un disfrute erótico total del ano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s